No necesitas comprar más videojuegos

In Videojuegos by Luiz CuéllarLeave a Comment

La industria de los videojuegos se mueve a un ritmo acelerado, cosa que nos orilla a comprar más y — al mismo tiempo— jugar menos. Aunque no es su error, sino del consumidor.

Una analogía de ajedrez. Un error que cometen los novatos al jugar con reloj es querer hacerlo a la velocidad del otro jugador. Sin embargo, el jugador experimentado sabe que no tiene que tirar rápido sólo por que el contrincante lo hace (en especial si el contrincante lo hace).

Hace algunos días —cual inception— empezó a crecer una idea en mi cabeza: “deja de comprar videojuegos, ni tienes tiempo para jugarlos”. Y la verdad es que sí, casi no tengo tiempo para “jugarlos”, así, en plural. Pues padezco de ese mal que adolecen la mayoría de los gamers: tengo más juegos de los que puedo jugar (¡y no puedo parar de comprarlos!).

  1. Compré Mario Kart 8 cuando viajaba mucho hacia mi trabajo, lo jugué muchas veces, pero no le dediqué el tiempo que se merecía. Antes de escribir estas líneas —y a más de un año de su lanzamiento— lo estuve jugando. Lo he retomando y creo que le dedicaré bastantes horas más.
  2. Adquirí L.A. Noir meses después de su lanzamiento (2011) y lo hice básicamente por las críticas que leí del título. Tenía muchas ganas de jugarlo, pero no lo hice. Cuando lo iba a hacer jugué Uncharted 3 (ese mismo año) y The Last of Us (este año).
  3. El caso de Pokemon Art Academy es un poco triste. Lo compré en un paquete de tres, junto con Pokémon Zafiro Alfa y The Legend of Zelda: A Link Between Worlds. Nunca tuvo la oportunidad.

Estos son tan sólo unos ejemplos de los juegos que aún volteó a ver con curiosidad en mi librero. No quiero ni hablar de los juegos que he comprado en Steam (gracias a las ofertas), ni de los juegos de Xbox 360 y PlayStation 3 que dejé en la casa de mis padres o de las compras digitales que he hecho a través de las múltiples consolas que ni siquiera puedo mantener. Tampoco es que tenga tantos, pero a veces es muy fácil comprar un juego…

Gameboy

… lo difícil es terminarlo

90% de los gamers que inicia un videojuego nunca verá el final del mismo, a menos que lo vea en YouTube”, afirmó Keith Fuller, un contratista de producción de Activision, en el 2011. Y John Lee —vicepresidente de marketing de Raptr y exejecutivo de Capcom, THQ y Sega— afirmó para la misma entrevista con Blake Snow de CNN que “diez años antes la norma era que sólo el 20% de los jugadores terminaban un juego”.

Y esto es algo que pasa con todos los títulos por igual. Según Raptr, quien rastreó más de 23 millones de sesiones, sólo el 10% de los gamers jugaron la misión final de Red Dead Redemption (2010), uno de los juegos más aclamados de ese año y desarrollado por una de las compañías más prestigiosas, Rockstar Games.

“Una de cada diez personas que lo compró, terminó el juego del año”, dice Snow. Y se pregunta: ¿quién tiene la culpa: ¿el desarrollador o el jugador? ¿O tal vez es nuestra cultura?

El caso de GTA 5 (2013) es muy similar: un juego que rompió todos los récords de ventas (generó 800 millones de dólares en en 24 horas) fue terminado por sólo por el 27% de las personas que los jugaron en Xbox 360.

Gamer-South-Park

La culpa es del gamer

La edad promedio de un videojugador es de 31 años y la edad promedio de quienes compran regularmente un videojuego es de 35. Y estos datos parecen ser consientes en varias partes del mundo. Como sea, si los comparamos con los adolescentes que antes dominaban la industria, son personas que ahora tienen más actividades y menos tiempo.

Trabajan, estudian, tienen pareja, compromisos familiares y demás. Lo que significa que, entre más largo el juego, las probabilidades de que se termine disminuyen. Este es otro tema, pero por eso tienen tanto éxito los juegos móviles.

“Me gusta jugar, lo hago con regularidad [al menos 12 horas a la semana], pero salen más juegos de los que puedo terminar. Además, están los que siempre quise jugar y nunca pude y los que pude jugar, pero no lo hice y los que acaban de salir y el que sale la próxima semana”.

La culpa es de la industria

La industria misma se canibaliza: el juego nuevo se come a los anteriores y éste será comido por el de la próxima semana y así sucesivamente; es el ciclo de la vida. Un juego causa todo el hype posible hasta que llega al anaquel, una vez ahí, muere lentamente. ¿O no The Witcher 3?

Y no es de extrañarse, la industria del videjuego es súper rentable y todos quieren su rebanada del pastel. En México, gracias a los juegos que no jugamos, el mercado está valuado en 664 millones de dólares y registró un crecimiento de 7.6% en los últimos cinco años. A nivel mundial generan 76 mil millones de dólares en ganancias. Es por eso que —tan sólo este mes— Game Informer lista 36 juegos que serán lanzados. Y no están todos.

Si anteponemos estas dos problemáticas, podemos observar que antes había más tiempo y menos videojuegos. Razón por la cual ahora deberíamos ser más selectivos con lo que compramos. Pues un videojuego es una inversión y —como pasa con los autos— es redituable sólo por su uso.

motion_capture_video_game

¿Cómo evitarlo?

Lo que planeo —ya les contaré en un futuro cómo me fue— es no comprar más videojuegos hasta que termine los que tengo. Y, de hecho, no quiero terminar todos. Me explico: he realizado una lista de los juegos que tengo y quiero jugar y una de los que no quiero jugar a mediano plazo (quizá en mi vejez). Aunque existe una enorme excepción llamada Star Wars: Battlefront.

La verdad es que no son muchos, pero sí quisiera sacarles el máximo provecho y jugarlos con calma, pues en dicha lista hay títulos como Chrono Trigger y Super Smash Bros. No tengo un fecha determinada para terminarlos, pero pienso que podría ser en un año o un poco más. Seguramente en ese lapso de tiempo saldrán más juegos que quiera (Super Mario Maker), pero adoptaré la filosofía de jugarlos cuando tenga el tiempo.

Por supuesto, no pediré juegos prestados ni rentaré hasta que pueda dedicarles el tiempo que se merecen; esa es la premisa.

Por supuesto, no estoy diciendo que ya no compremos más videojuegos (aunque así lo diga el título de la nota), sino que deberíamos hacerlo de una mejor manera. Hay que disfrutar al máximo la experiencia y no comprar por comprar. Personalmente creo que esto podría ayudarme.

En ajedrez hay una máxima que dice:sólo porque puedes capturar no significa que debas hacerlo. Pues, aunque parezca buena idea,a futuro podría ser un problema.